sábado, 18 de septiembre de 2010

Diego Alejandro Sánchez / Poemas


Incesante deseo

Permíteme el privilegio
de escudriñarte hasta lo más profundo
de tus entrañas
Y beber del majestuoso cáliz
 en medio de la solemnidad de tu cuerpo desnudo.
Sentir entre manos y pies, en cada parte de nuestras
cabezas y rostros envueltos en sudor,
 la inflamante pasión.
Sentir que en nuestro interior
nace naturalmente y se dilata este incesante deseo
que nos invade, locura momentánea de palabras
que se desbaratan, se transforman en ademanes y gemidos.
Que adolescemos taciturnos
 desfogando el sentimiento más puro y el más oscuro también,
viviendo eternamente  en el último aliento encendido,
viajando taciturnos al centro de la galaxia embriagada del corazón.
Que nuestras mentes abrazan el cosmos
 transformando el delirio en idilio celestial
bajo la forma perfecta del Alfarero de polvo.
Que entre nosotros los dioses danzan y beben
el rojo elíxir de la vida
por siglos y siglos
amén.

*
Nieves

Gigante de cuerpo blanquísimo
Pulpo de siete cabezas
Y brazos de medusa dominante
Quien lleva a cuestas las finanzas del obrero
Que gasta el 10% de su jornal en aquellas sustancias
Nieve nerviosa blanca como la leche en polvo,
Buscada por la policía
Ajusticiada por el juez de la calle
La más querida por los holgazanes  fascinerosos
Borrachos y drogadictos de las esquinas repugnantes
La esposa de los usureros intempestivos
La mata viudas la enlutadora de buenas madres y
Padres buenos; la juvenil nieve, el recurso más
Explotado de nuestro país. La fría nieve otoñal lenguaje
De masificadores y distribuidores del consumo de nieve
 en el festín venidero y el licor en abundancia. 
Ella camina descalza  bailando en tu mente
Seduciéndote con cada movimiento hasta que te destruye.
 Sexo, derroche, riñas provocadas
Al inhalarla ese es el sabor.

Frías nieves otoñales alrededor del planeta.

 *
Tráeme

Tráeme tu presencia para acaudalarme
Con tu compañía y que ella se una
También conmigo en una sola.
Digo al verme en el crepúsculo de
Tu mirada llena de sorpresa al estar
Junto a mí.
¡Prometida mía!
Traeme también
El espíritu tuyo fatigado y lacerado por los ademanes
De dolor que yo lo restauraré llenando tu vida
Triste de total felicidad
Hasta que el corazón de su providencia
 Escape del recinto regocijándose entre unánimes momentismos
Y caminemos por tramos de amor y paz en la humanidad.
Percibiremos una frescura visible,
Pertinaz mujer-- traeme todo de ti
que éste tu siervo,
romperá las cadenas de esclavitud y te hará libre y nueva
Criatura ante la divinidad del sol brillante sobre esa
Promesa hecha por mí    

Ven también con la deformidad de tu
Pensamiento que yo intentaré transformarlo en pura y genuina
Sabiduría.
 Traeme contigo
todo lo que eres tú
Te aceptaré así.

 ***

Diego Alejandro Sánchez- Joven rapero de Envigado. Amigo de la Tertulia. Comienza a escribir sus primeros poemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada